10 DIC.
Lo que debes de saber de las Afores.

Lo que debes de saber de las Afores.

Recientemente se aprobó una reforma a la ley de pensiones en la Cámara de Diputados y Senadores y si eres trabajador, es importante que conozcas bien lo que implica esta reforma, además de saber en qué Afore se encuentran tus ahorros y que sepas qué te espera financieramente a la hora de retirarte. Aquí te decimos todo lo que debes de conocer.

¿Qué son?

Las Afores son instituciones financieras privadas que se encargan de administrar el ahorro para el retiro de quienes han trabajado formalmente en México. Ya sea que hayas estado dado de alta en el IMSS o en el ISSSTE, tienes una cuenta de ahorro en alguna Afore, en la que se encuentran invertidos los ahorros que has acumulado durante todo el tiempo que has trabajado en la formalidad. Existen 10 operando en México. Si no sabes a cuál perteneces, puedes entrar a www.e-sar.com.mx, y dar click en “Localiza tu Afore”.

Recuerda que elegir una Afore es una decisión personal y tienes derecho a cambiarte si así lo prefieres.

¿Cómo funcionan?

Estas instituciones se encargan de invertir los recursos que tu y/o tu empleador aportan, en las Sociedades de Inversión Especializadas de Fondos para el Retiro (SIAFORE), y así poder generar rendimientos para hacer crecer los ahorros de los mexicanos. Existen diferentes tipos de retiros de fondos que puedes realizar durante tu vida laboral. Si empezaste a trabajar después de 1997 a la hora de pensionarte recibirás tus ahorros de manera programada hasta que se agoten tus recursos. También existe una modalidad llamada “renta vitalicia” en la que se contrata un seguro para recibir una pensión de por vida, siempre y cuando sea aprobado por el IMSS. Por esta razón es muy importante estar informado y preparado para cuando llegue este momento.

¿Cómo surgieron?

Antes las personas vivían menos, se periodo de jubilación era más corto y las familias eran grandes, así que las pensiones eran un componente básico en la seguridad social ideal para ese momento. Lo que se utilizaba era un modelo de pensiones de reparto, que consistía en que los trabajadores que aún estaban activos, hacían contribuciones que financiaban las pensiones de aquellos que ya estaban retirados.

Todo funcionaba bien, pues según los cálculos en 1970, eran 18 trabajadores activos por cada jubilado, pero después era más la población de personas mayores que los jóvenes que podían trabajar. Para 1997 se decidió que este modelo ya no sería sustentable pues en un momento habría más personas mayores que jóvenes activos, entonces se crearon las Afores. Ahora el retiro sería administrado por instituciones privadas en cuentas individuales. El ahorro de los mexicanos ya no estaría en una sola cuenta, sino que cada trabajador tendría su cuenta individual en el que además de las aportaciones patronales los empleados también podrían hacer aportaciones voluntarias.

¿Qué pasa ahora?

El 9 de diciembre se aprobó la reforma para el sistema de pensiones en la Cámara de Diputados, que fue presentada meses antes por el Presidente con el propósito de garantizar a los trabajadores el derecho a tener una pensión. Con esta iniciativa se busca realizar una serie de cambios en las que se incluyen reducir el tiempo de trabajo para pensionarte, de 24 años a a solo 15 años, lo que significa que podríamos retirarnos antes. También, incrementará la aportación de los empleadores de 5.15% a 13.87%.

Algo que causó mucha controversia fue el tope a las comisiones que cobran las Afores, que busca establecer un máximo de comisión que se obtendrá del promedio de las comisiones que se cobran en Estados Unidos, Colombia y Chile. En estos países las comisiones están entre 0.45% y 0.62%. Actualmente, la comisión promedio de las Afores en México es de 0.98%, si se redujera al menos a la mitad, el ahorro del trabajador aumentaría hasta un 12%, según la Consar.

Además, se busca que se pueda garantizar el retiro a más trabajadores, para pasar de 34% a 82%, lo que ayudará a que más personas puedan pensionarse.

Lidh

Experta en finanzas